Opinión

¿El fin justifica los medios?

Me he encontrado con una noticia que me gustaría comentar:
Agencia EFE Sábado, 27 de agosto de 2011, 14:15h.
Un grupo del exilio cubano en EE.UU. trituró una veintena de discos del cantautor Pablo Milanés con una apisonadora, martillos y piedras.”

Como forma de protesta por la presencia del cantautor cubano en Estados Unidos, un grupo de exiliados cubanos, realizó semejante acción. Sin entrar a discutir la justicia o injusticia de las motivaciones de estos hechos me gustaría tomar en consideración una serie de cosas.

En primer lugar, nada más falso que la triste quema de libros de la Bebelplatz en la época nazi fuera la primera de la historia, aunque por desgracia no ha sido la última. La historia nos retrotrae a fechas tan olvidadas como el año 612 A.C. cuando se destruyó la biblioteca de Asurbanipal, en Nínive, o a la China de Qin Shi Huang en el 213 A.C., a la Biblioteca de Alejandría en el 292 de nuestra Era, o hasta fechas más cercanas en la cronología de los tiempos como los escritos Mayas y las tablillas parlantes de Rapa Nui ardiendo bajo las teas del fanatismo religioso. Como desgraciadamente podemos ver, ejemplos a lo largo de la historia, nos sobran.

Sin embargo, ha habido un elemento común en todos estos hechos, todos ellos han sido incitados por motivaciones políticas o religiosas y con la única finalidad de destruir al oponente. Por medio de la destrucción de la obra del autor se trata de borrar sus ideas o incluso tratar de negar su misma existencia.

Si admitimos que por medio de la destrucción de las obras, ya sean literarias, musicales o de cualquier otra forma de expresión del pensamiento podemos mostrar nuestra rabia o indignación, también podríamos admitir que por medio del asesinato podríamos calmar nuestra sed de venganza por un supuesto daño recibido. Es decir, podríamos justificar casi cualquier cosa que se haga, si la intención que se pretende es buena.

Decía el General Sun Tzu en su “Tratado del arte de la guerra” (finales S. VI A.C.) que “la mejor victoria es vencer sin combatir” y que “ésa es la distinción entre el hombre prudente y el ignorante”. Nos viene a decir que aún cuando se desea la victoria, los caminos que nos conducen a ella no siempre han de ser cruentos. Dejándonos guiar por esta manera de pensar “tan antigua”, pienso que podríamos deducir que la mejor estrategia es el conocimiento de la naturaleza humana en los momentos de confrontación, ya que ello nos lleva a la derrota de las ideas contrarias por medio del saber y del raciocinio, a base de demostrar sus errores conceptuales para ganar sus corazones y evitando, de este modo, que la violencia genere más violencia.

Yo lanzo la pregunta que da título a esta entrada y os dejo la puerta abierta a vuestra opinión. ¿El fin justifica los medios?

Anuncios

1 comentario en “¿El fin justifica los medios?”

  1. Evidentemente NO.
    Y además esta ha sido una práctica habitual en un sin fin de guerras, como si la quema de libros acabase con las ideas …
    Aunque por otro lado, y por mucho que nos pese, es el mal menor que puede encontrarse dadas las circunstancias.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s