España, Opinión

Disparar con pólvora del Rey

La expresión “Disparar con pólvora del Rey” nace en la época de los Tercios españoles. Los tercios, a diferencia de los otros ejércitos de la época, estaban constituidos por soldados voluntarios que cobraban una paga por sus servicios. Esta paga era proporcional a las necesidades del equipo que llevaba el soldado. La razón no era otra más que éste debía de costearse la equipación, pólvora incluida, de su propio bolsillo. Sin embargo, había una serie de circunstancias, como en los asedios, en las que la pólvora se sacaba de los polvorines reales y corría a cargo del rey. Al no repercutir el coste en los propios soldados, éstos disparaban con más profusión y más alegremente que si lo hacían a costa de sus propios recursos.

 

Curiosamente, con el devenir de los tiempos, ésta expresión sigue siendo tan válida como en aquella época. La diferencia estriba en que el rey se llama “españoles”, que los tercios están conformados por políticos y, que siempre se tira de la pólvora del rey.
Hablamos de crisis; de recortes que generan graves problemas en la sanidad, en la educación o en la seguridad ciudadana y, sin embargo, nuestros políticos gastan a manos llenas. Para muestra basta un botón.
Lo primero que he de establecer es un punto de comparación y para ello voy a usar algo que no es más que el producto interior bruto (P.I.B.) previsto para España por el Fondo Monetario Internacional (F.M.I.) para el 2011 y que asciende a la cantidad de 1.391.185.000.000 €. También usaré como referencia el monto total de los presupuestos generales del estado para el 2011 y que está previsto en 422.134.000.000 €.
Se calcula que España tiene un total de algo más de 77.000 políticos electos que de una manera o de otra generan unos gastos de más de 3.000.000.000 € en los conceptos de retribuciones, de dietas o pluses, gastos varios y kilometrajes, todo ésto sin contar que los viajes en avión o tren van directamente contra el erario público sin límite alguno.
  • 259 – Senado de España
  • 350 – Congreso de España
  • 54 – Parlamento Europeo
  • 74.008 – Alcaldes y concejales
  • 1.206 – parlamentarios autonómicos
  • 1.031 – diputados provinciales
  • 139 – responsables de Cabildos y Consejos Insulares
  • 13 – consejeros del Valle de Arán
Si a eso le sumamos los 57.000 liberados sindicales que se estima pudiera haber, porque la cantidad real es uno de los secretos mejor guardados por los sindicatos y la CEOE, nos encontramos con una masa ingente que conlleva unos gastos brutales.
Como ejemplos de los gastos desmesurados que hacen nuestros representantes, se pueden citar:

  • En estas elecciones que se van a celebrar el 20 de noviembre, los partidos políticos se van a llevar una subvención de más de 21.000 € por cada diputado o senador que obtengan, en total casi 12.976.000 € (Información electoral del Ministerio del Interior).
  • 5 millones para subvenciones concedidas a fundaciones y asociaciones con dependencia orgánica de partidos políticos con representación en las Cortes Generales (Orden CUL/2848/2011 de 29 de septiembre publicada en el BOE 254 el 21-NOV-11)
  • El pasado 4 de febrero se publicó, en el BOE Núm. 40, la Resolución de 4 de febrero de 2011. En la que se muestran las subvenciones a organizaciones sindicales durante el año 2010, en proporción a su representatividad, por la realización de actividades de carácter sindical; así como las subvenciones empresariales por su participación en los órganos consultivos del Ministerio de Trabajo e Inmigración, de sus organismos autónomos y de las entidades gestoras de la Seguridad Social. En esta resolución se justificó la nada despreciable cantidad de 20.331.190 €.
  • 2 millones de euros para la realización de largometrajes (Resolución de 26 de octubre de 2011 publicada en el BOE Núm. 271 el 10-NOV-11)

De esta manera, en el Boletín Oficial del Estado, vamos encontrando un verdadero chorreo de gastos que nuestros “representantes” hacen, tanto en España como en sus viajes a otros países, de la misma manera que nuestros soldados de los Tercios hacían cuando, en lugar de usar su pólvora, usaban la del Rey.

Anuncios

1 comentario en “Disparar con pólvora del Rey”

  1. Si no te conociera, pensaría que eres un ingenuo, pero no… ¡La de gastos superfluos, suntuarios y subvencionados con nuestros impuestos que se llevan crudos los políticos! Por ejemplo, te has dejado las millonarias pensiones vitalicias que se llevan crudas, y libres de impuestos, los políticos que dejan un cargo público… ¡ahhh! y si que se las congelen como hicieron este año con el resto de los pensionistas españoles, o se las reduzcan, como a los funcionarios y empleados públicos…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s